Cada día existen en el mercado un mayor número de alimentos edulcorados que bajo la etiqueta de “sin azúcar” o “sin azúcares añadidos” tratan de captar al cliente que no desea engordar o al cliente diabético en su permanente búsqueda por encontrar el producto que le permita disfrutar de un postre  un dulce sin alterar sus niveles de glucemia.

Pero recuerda, sin azúcar no significa que tengamos vía libre para consumir ese producto…

TIPOS DE EDULCORANTES

Lo más importante, a la hora de conocer los edulcorantes utilizados por los distintos productos que existe en el mercado, es que hay dos grandes familias:

Los edulcorantes no calóricos
Sustancias sintéticas que no añaden calorías y que además son totalmente inocuas desde un punto de vista de las variaciones glucémicas.

Los polialcoholes
Son alcoholes de azúcar que son, además muy distintos entre sí, y que deben ser tenidos en cuenta por el diabético puesto que si bien no producen un pico de glucemia, cuentan con una concentración de carbohidratos que nos obliga a valorarlos por su efecto sostenido en el tiempo, que al contar además con índices glucémicos muy distintos pueden variar significativamente dependiendo del polialcohol utilizado.

Así pues, como veis no todos los edulcorantes son iguales y aunque en general nos darán menos problemas en la gestión de nuestra diabetes tampoco podemos confiarnos en que todos los productos edulcorados son inocuos para los diabeticos puesto que nuestros amigos los hidratos de carbono nos obligan a no olvidarnos del recuento.

¿Cual es vuestra experiencia con los edulcorantes?. ¿Habeis notado que alguno afecta a vuestros niveles de glucemia u os ha dado algún susto pensando que era inocuo?

 

Dukada - Temporizador para insulina

Dejar respuesta